Artista

Olga Lucia Diaz Escobar

La obra de Olga Lucía Díaz Escobar, es un espacio que se llena de miradas traídas de ojos que preguntan o afirman; enigmáticos, tímidos o resueltos a hablar, a gritar las voces calladas por la exclusión de género. Ojos que, como ventanas del alma, son igualmente capaces de aproximar la materia al ideal de mundos paradisiacos desde el amor y el erotismo. Ojos que crean un universo de promisión en donde la felicidad es posible. Algunas de las pinturas dejan sentir el olor de fruta que vive en los labios, en el ser de una mujer. Resalta la sensualidad del cuerpo que en su desnudes reconoce la huella del creador, y por ello bello, único y eterno en el cosmos infinito. Así mismo, lanza a la mujer hacia el Olimpo, reconociendo que ligada a un mundo perecedero, cumple un trabajo cósmico para procrear a los seres en su evolución, pues ciertamente, ella es una habitante natural del Olimpo, del paraíso que se ha formado siempre con el auspicio de su noble espíritu y magnánimo seno. Ojos que silentes saben gritar la exuberancia humana, Ojos que una lágrima llenan de ternura el mundo, Ojos tras del velo incapaz de matar la belleza inocultable, Ojos que prometen, que sueñan, que aman Ojos que estimulan la alquimia cuando nos hacemos uno, desde el erotismo creador.

PROMISION

Del poema: AL AMPARO DE TUS OJOS Soy tu poeta de noches anidadas en el mar, de aromas de sal, de caminos de crustáceos amantes. Eres otra línea, cuando ves el cielo en mis ojos. Miel, tus labios, luz tu mirada, fuego tu vientre hermanado al mío. Las olas que roban nuestro lecho, se llevan la huella húmeda de dos cuerpos, que también el viento canta, sobre el navío errante.

PASION CITADINA

Del poema: DORADO Que refulja el oro, que victorioso se yerga, sobre cenizas de azufre envenenado. Que la tempestad de mi noche, llena de rayos y centellas, de sales y mercurio, colme el vaso de fuego, y beba yo en él, tu néctar inmortal, dulce Stella Maris. Que los colores sublimes de la alquimia, pinten tornasoles del innombrable, en el lienzo de nuestra alma.

Breve Historia

Olga Lucia Diaz Escobar
SINOPSIS DE LA OBRA

Neiva, Huila, Colombia, 1969. Licenciada en Artes Visuales, Experta en Arteterapia, Pintora y Escultora.

 

De los colores vivos y los signos de vida que emergen de su interior exuberante como el ser que explora, sueña, interpreta, reflexiona y sensibiliza, Olga Lucía Díaz Escobar, se edifica de instante en instante, como una pintora capaz de animar la sensibilidad humana hacia el arte y su lenguaje.

Hija de la cálida Neiva y la campiña de Rivera, la maestra se formó en artes en la Universidad Surcolombiana, para iniciar una rica experiencia que empezó con la escultura en mármol, a la que dedicó varios de sus años, con exposiciones en escenarios culturales de la Neiva – Huila, Colombia, de la segunda mitad de la década de los 90. Luego, desde el óleo sobre lienzo, sus propuestas viajarían a salas de arte como el Museo de Arte Contemporáneo del Huila, Museo Contemporáneo de Arte en Cuzco – Perú, Centro Comercial Sanpedro Plaza de Neiva, Sala de Museo Sinaloa en México, Centro Comercial Unicentro en Neiva, entre otros, compartiendo la fuerza de matices femeninos y masculinos desde el sentir del alma que habla en los ojos, en un torso desnudo,  en un rostro mutilado por un velo de discriminación o incluso en el dolor de la naturaleza cuando llora el agravio de sus hijos que cercenan las células en las que ella teje sus vidas.

Desde la práctica del arte como terapia, durante varios años desarrolla acciones coadyuvantes en la rehabilitación y readaptación social de menores infractores, así como de potenciación de las capacidades productivas del ser humano, del empelado al servicio del Estado y de la empresa privada.

Como ilustradora de obra literaria, ha participado en las publicaciones del escritor Gerardo Aldana García, en poemarios como: Raíces al Viento en 2010, Beso de Nube en 2017, Mujer del Olimpo en 2019, y ensayos como: Vida y Sueños de los Artesanos Huilenses, en 2007.

Sus obras que circulan a nivel nacional y regional, son adquiridas por mujeres y hombres que se identifican con la fuerza y la ternura, la luz y la obscuridad, la naturaleza viva y la muerte, en un mismo espacio o en espacios encontrados.

Conociendo el Trabajo de

Olga Lucia Diaz Escobar