MI CONEXIÓN CON EL BARRO

CECILIA VARGAS MUÑOZ

Desde muy pequeña Cecilia estableció una conexión única con el barro, como ella misma lo cuenta, pues era su plastilina y su mayor juego en la infancia. Ella, a través de su madre una gran artista, aprendió que éste es más que un material hecho de agua, tierra y sedimentos, para ella fue desde siempre su forma de expresarse ante el mundo y de retratar su entorno. De su madre también heredó la preocupación por el mundo y la capacidad de plasmar lo observado usando sus manos. Además de este talento, Cecilia Vargas ha dedicado toda su vida a realizar investigaciones sobre la cultura colombiana y de América Latina. A lo largo de su vida ha sabido mezclar su arte, su investigación, su pasión por la vida con su amor por la naturaleza y de esta forma ha colaborado en la fundación de alrededor de 14 organizaciones no gubernamentales en Pitalito. Cecilia tiene también dos bosques nativos, uno llamado La Embarrada y el otro Ángel Verde. “Tengo la fortuna de tener dos bosques nativos acá en Pitalito. Yo misma he sembrado los árboles, la idea de esos bosques es crear un banco de semillas, también tengo un observatorio de aves, todos los días vienen cerca de 22 especies de aves aquí a mi patio” comenta.

Breve Historia

CECILIA VARGAS MUÑOZ
VIAJE POR EL MUNDO DE LA CHIVA

Conociendo el Trabajo de

CECILIA VARGAS MUÑOZ